Las decisiones de inversión, el riesgo y las apuestas seguras

Una de las máximas que todo inversor tiene que seguir a rajatabla es la siguiente: “Piensa a largo plazo, actúa en el corto plazo”.

Como en todos aquellos aspectos de la vida en los que fijamos unos objetivos a cumplir, hemos de tener muy claro a dónde queremos llegar, pero también qué debemos hacer día a día para ir haciendo dicho objetivo alcanzable en un período de tiempo razonable.

En el mundo de las inversiones tener disciplina y ceñirte a una metodología (aquella en la que cada uno se sienta realmente cómodo) es realmente importante, y me atrevería a afirmar que sin estos dos principios muy dificilmente vamos a conseguir revalorizar nuestro patrimonio financiero.

Como ya he comentado en alguna ocasión, mi objetivo de rentabilidad es a largo plazo, aunque el seguimiento es practicamente diario. De este modo, puedo tomar decisiones a corto que me ayuden a mantener mi objetivo a largo. El criterio que sigo para valorar posibles inversiones me ayuda a no desviarme de mis objetivos últimos, ya que el mercado puede distorsionar la percepción de la realidad, pues en períodos bajistas las tentaciones de vender aun con cuantiosas pérdidas es realmente fuerte, y lo mismo ocurre cuando se instala una fiebre compradora; las acciones se compran a cualquier precio y la subida parece no tener fin. En la toma de decisiones nunca somos totalmente racionales, por ello si en momentos de euforia o de depresión  en los mercados tenemos un “faro” que nos guíe, las decisiones que tomemos ahora serán más cercanas a los objetivos fijados.

La semana que hoy concluye ha sido nefasta para los mercados. Los títulos que tenemos en cartera caen en torno al 3,10%, aunque por el momento no han saltado alarmas de venta. Aunque no esté actualizada, adjunto la última valoración de la Cartera.

Esta semana la mayoría de los índices han caído fuertemente, lo que provoca la aparición de oportunidades de compra.  Y pese a que no tengo intención de agregar a la cartera la siguiente lista de valores, he pensado que quizás hay alguien valiente que prefiere invertir en valores poco conocidos y con fuertes expectativas de revalorización. ¿Y por qué, si son tan buenos, no los agrego a la cartera? La respuesta es sencilla; estos valores no cumplen los requisitos que establecí en mi metodología, pero sí que cumplen criterios técnicos y de momentos de entrada. Como tengo asumido que no soy infalible, al no invertir en estos valores puedo estar renunciando a futuras plusvalías. También influye el hecho de que mi presupuesto no es ilimitado, y si tengo que elegir qué comprar, prefiero guiarme por mi “faro metodológico”. Es posible que de contar con más efectivo entrara en alguno de ellos.

En  ningún caso me hago responsable de las decisiones que cada uno toma libremente. Tan sólo expongo una serie de valores para que cada uno investigue y tome las decisiones que crea oportunas. Y dicho esto, ahí va la lista:

Compañía Sector Subsector Precio Precio objetivo Potencial revalorización
MetLife Inc Financial Multi-line Insurance 39,24 55,17 40,59%
Apollo Investment Corp Financial Investment Companies 9,97 12,13 21,61%
iGate Corp Technology Computer Services 15,8 23,40 48,10%
Quanex Building Products Corp Industrial Bldg&Construct Prod-Misc 16,11 21,08 30,87%

La única compañía que conozco realmente bien es Metlife, y además me sirve como ejemplo para subrayar mi idea. Melife es una empresa aseguradora con sede en Nueva York, de larga trayectoria y una de las más grandes del sector. Pese a que los indicadores nos animan a comprar, y el potencial de revalorización es alto, no parece el momento adecuado para comprar acciones de una aseguradora, siempre sensibles a los ciclos económicos, a las catástrofes naturales y a los mercados financieros.
Pero claro, si esto fuera así de fácil ya seríamos ricos todos los que nos dedicamos a esto. Acciones de compañías de éxito, con una gran cuota de mercado, ingresos estables, con un negocio transnacional y bien valorada por los analistas, están cayendo en picado.

En conclusión, cualquier inversión tiene un componente de alto riesgo, sea la empresa que sea o el activo que sea. Desconfiad de aquellos que venden una inversión como una apuesta segura. Porque no la hay. Y si la hubiera dudo mucho que altruistamente lo compartieran con el resto de la humanidad. Lo que sí que hay son buenas o malas elecciones. Como la vida misma.

Saludos,

Raskólnikov

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s