Metales preciosos no deben faltar en nuestra cartera

El oro lleva diez años consecutivos obteniendo rentabilidades positivas, y en estos últimos dos años su revalorización ha sido espectacular. Tradicionalmente ha sido y es un valor refugio en tiempos de crisis, cuando los mercados financieros caen o simplemente cuando el pánico se apodera de los inversores, se invierte en él por el mero hecho de que se le considera un sitio seguro donde invertir el dinero independientemente del ciclo económico.

El problema para un pequeño inversor radica en la dificultad de comprar oro físico. Dicho problema se solventó con la aparición de los fondos, los ETF´s y de los CFD´s, aunque cada opción depende de cuan arriesgados seamos.

Como he dicho, estos últimos años el oro ha tenido rentabilidades increíbles. Tanto, que daba la impresión de que en cualquier momento iba a sufrir una correción, pues daba la sensación de estar entrando en una burbuja. Y todavía lo parece. Pero los anallistas esperan que continue su escalada alcista, aunque a un ritmo más moderado. Una de las razones por las que el oro continua subiendose debe a  la dificultad de la industria minera para mantener el ritmo de producción que exige la demana mundial.

Si nos basamos en años pasados, el mejor momento para entrar sería el verano ya que es en esta época hay poca actividad y podríamos observar correcciones en su cotización.

Particulamente me decantaría por invertir en ETF´s si queremos liquidez y restringir las pérdidas. Cualquier broker on line los comercializa, si bien es cierto que tenemos que desconfiar de aquellos que sólo nos ofrecen los que emiten ellos mismos.

Los Fondos de Inversión que invierten en compañías que centran su actividad en los metales preciosos, tienen una gran barrera de entrada y es el desembolso inicial. Algunas gestoras sólo aceptan suscripciones por un importe mínimo de 2.500 dólares, cantidad excesiva para gente corriente. Lo bueno de los Fondos es que no tienen comisión de custodia o cánones de bolsa en las operaciones.

Los CFD´s pueden hacer que en una semana obtengas un 150% o más de rentabilidad. ¿El problema? Que también puede hacer que pierdas el 150% o más. La palabra clave es el apalancamiento, que quiere decir que puedes perder más dinero que tu inversión inicial. Esto sucede porque te permiten comprar un contrato pagando por ello un porcentaje del precio total. Pero en realidad respondes por el 100% del contrato. Las pérdidas y ganancias se liquidan en el momento, de modo que si empiezas a perder dinero, has de tener un colchón lo suficientemente amplio como para no preocuparte por quedar la cuenta en descubierto. Es un producto muy arriesgado que se debe utilizar sólo si estamos dispuestos a perder más dinero de la cantidad aportada. No obstante, en el caso del oro, parece que siempre es una apuesta segura, si tienes valor de aguantar las pérdidas diarias, si se produjeran.

El otro metal precioso que no puede faltar es la plata. Cotiza en los niveles más altos desde 1980 y en un año se ha revalorizado un 152%. Datos  que para sí quisieran la mayoría de las compañías cotizadas.

Estando como están ambos metales en máximos, la sensación que uno tiene es que quizá no es el momento de entrar, pues están en máximos históricos. No podemos negarlo, pero como dijo Benjamin Franklin: “La peor decisión es la indecisión”.

Saludos,

Raskólnikov

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s